Inicio » Actualidad » Refugio

Refugio

Verónica Villa, Roma

REFUGIO

Buscar refugio

no es tarea fácil

y menos lo es aún

cuando arrecia allá afuera

la tormenta perfecta

de éste, nuestro presente

indefinido.

 

Aunque a veces,

al peor de los naufragios

nos arrastra la tormenta interior;

aquella que te atrapa y te devora

sin que otros navegantes lo perciban.

 

Hay ocasiones en que esta travesía

se nos antoja harto laboriosa

y nos cuesta vencer el oleaje

viéndonos perecer

cual náufragos errantes

mientras tejemos esa nebulosa

de asirnos al imposible salvavidas.

 

Ser arrastrados sin remedio alguno

por tantos remolinos

de emociones propias

a las profundidades

de nosotros mismos

es aquella borrasca recurrente

que se cierne impertérrita

sobre la testa

de aquellos que han sufrido.

 

Por eso al divisarte;

mi platónico Ulises

navegar sin cesar

con esa valentía inusitada

en busca de buen puerto

al que arribar;

con tu existencia embalada en baúles

que vacíes al tiempo

para redescubrirte

debo decirte que mi playa es tuya.

Mi orilla inexpugnable está dispuesta

para acoger tus huellas infinitas

si decides al fin desembarcar en ella.

 

Suave y dulce a tu tacto

cual azúcar tostado

harás tuyo cada grano de arena

tan sólo con un roce de tus dedos.

 

Recodo a sotavento

por el que pasear,

desde donde divises

todo aquello que has sido

y puedas dibujar

con pequeños tesoros

traídos por la marea

un futuro plagado

de esperanza y de espuma

que llevarte a los labios.

 

Cuando las redes que otrora me atraparon

te trajeron a mí de forma insospechada

comprendí al fin que no nací Penélope

por un capricho del guardián Neptuno.

 

¿Te das cuenta que aquel

que escribió nuestra historia

miraba con los ojos del amor?

 

¿Era tan ciego Homero

como todos creían?

A fe que no lo creo,

marino soberano

de sangre tan azul

como las olas

a fe que no lo creo…

 

Adiviné en tus ojos

ese poder congénito

nada más iniciar el abordaje.

 

En torno a tu satélite

se mueve el universo

de las pequeñas cosas que me importan.

 

Así regulas todas mis corrientes…

 

¿Y si mi nombre fuera tu aventura;

tu isla definitiva?

 

Seremos libres

le duela a quien le duela;

seremos libres

en cualquier momento.

 

Escucha, corazón,

cualquiera de estos días,

uno no muy lejano,

la piel será entre nos

no más que una barrera inexistente

cual arrecife de coral extinto.

Esta vez para bien,

te lo prometo;

pues hay ciertas corrientes

que son ineludibles.

 

Así ya nunca más

navegarás en busca de refugio

que albergue a tu figura y tu navío,

que contiene bodegas

plagadas de emociones

reposando por tiempo indefinido

en barricas de roble

dispuestas al efecto.

 

Ya nunca más tendrás que navegar

buscando divisar ese refugio

con el temor constante a esos naufragios

pues ya no habrá tormenta que te atrape.

 

Porque me quedaré,

porque iré hasta donde quieras

que me vaya…

y cuando deba irme

jamás lo haré del todo,

pues siempre estaré en ti,

ya que no hay en el mundo

ningún otro lugar

donde quiera quedarme.

 

¿Cuántas veces pregunté a los vientos

por la última razón de mi existencia?

Hasta que al fin contestan

que yo soy esa tierra

que han buscado tus ojos

desde el origen de la travesía.

 

Levanta, amor la vista al horizonte

que nos regala su atardecer más vivo

con todos los colores que mereces

y escucha mi voz firme como el mástil

que sostiene la universal bandera

con la imagen que envuelve nuestro orbe.

 

Aunque muchos lo duden,

aunque no lo comprendan.

 

Ya ha sido suficiente.

Ya no habrá una vez más.

No tendrás que viajar

(y esto es una promesa

con carácter eterno)

en busca del refugio prometido.

 

No lo harás más, amor,

pues ya lo has conseguido.

 

No habrá necesidad

de navegar a solas

pues tu refugio, amor,

navegará contigo.

difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies