Inicio » Actualidad » “Mi vida como un zombi es una vuelta de tuerca a los cimientos de la comedia gamberra y crítica”

“Mi vida como un zombi es una vuelta de tuerca a los cimientos de la comedia gamberra y crítica”

Erick Canino, La Laguna

La compañía Doble M lleva al Teatro Leal su último trabajo, Mi vida como un zombi, una comedia que quiere ser un reproche al actual sistema laboral y que busca el lado más crítico del espectador. Con Adrián Rosales, Zebensui Felipe, Carlos Brito y Vicente Ayala sobre el escenario, el montaje tendrá lugar el próximo 8 de septiembre, a partir de las 20:30 horas, en el Teatro Leal.

– Hace apenas unos meses que se estrenó la nueva comedia “Mi vida como un zombie”, ¿qué podemos esperar de su puesta en escena en el Teatro Leal?

– Mi vida como un zombi es una vuelta de tuerca a los cimientos de la comedia gamberra y crítica que empezamos a construir con nuestro primer montaje Un lío padre. En esta ocasión ofrecemos un nuevo enredo, esta vez en una oficina de trabajo, con el que a través de una excelente construcción de personajes y un ritmo típico de una sitcom televisiva pretendemos captar la atención del espectador y despertar su lado más crítico. Todo va a comenzar con un trabajador, Tomás, que harto de su trabajo y su situación personal decide adoptar una nueva táctica para afrontar la vida: la táctica zombi. Queremos que el público no solo se ría a carcajadas y se lo pase bien esa noche, sino que también salga del teatro con la sensación de haber formado parte de un grito común, una voz de alarma contra algunas injusticias que nos afectan hoy en día.

– Significa el tercer trabajo de Doble M, ¿en qué está inspirado? ¿cuál es el mensaje que pretende transmitir?

– Como dramaturgo siempre me han interesado los conflictos más mundanos, los más personales, porque en las cosas más cercanas es dónde residen realmente nuestra auténticas miserias. Así que a partir de ahí, siempre procuro que la bola vaya creciendo hasta tocar aspectos más universales y, por supuesto, llevarlo todo siempre al límite y con un sello cómico muy característico de Doble M. En esta ocasión, la idea de Mi vida como un zombi parte de algo tan sencillo como es intentar ser feliz y la imposibilidad de conseguirlo debido a nuestras decisiones en la vida, por lo que creí que no había mejor lugar donde representar algo así que en el interior de una anodina oficina. Es el lugar perfecto para recubrir esta sencilla idea con problemas que nos sacuden cada día como puede ser el síndrome del burnout o trabajador quemado, el descontrolado sistema laboral que padecemos con horarios infernales o, en definitiva, como aceptamos a lo largo de nuestra vida un sistema laboral que nos esclaviza llegando a destrozar nuestras propias relaciones personales.

En cuanto al mensaje, nosotros no pretendemos sentar cátedra en ningún aspecto, no nos levantamos una mañana y decimos “hoy quiero que el público sepa mi opinión sobre este punto y además piense como yo”. Si hiciéramos eso seríamos unos perfectos idiotas. Solo queremos ofrecer al espectador una situación con la que se identifique, pueda reírse a gusto y al salir del teatro, cuando esté hablando de lo bien que se lo ha pasado se de cuenta que esos personajes pueden ser él mismo o cualquier conocido. Que la situación de partida es tan real como la vida misma y que los problemas que llevan a los personajes al extremo los sufrimos todos cada día.

– Los cuatro actores cuentan con un amplio recorrido en el mundo televisivo y teatral, ¿qué papel juega cada uno en Mi vida como un zombie?

– Para Doble M es un honor contar con este elenco, ya que la trayectoria de cada uno demuestra el amor que tienen por el teatro y los reconocimientos avalan su buen hacer sobre las tablas.

Adrián Rosales interpreta el papel de Tomás, un trabajador de la oficina que tras una ruptura sentimental se da cuenta que su vida no es como esperaba y pretende hacerla cambiar. Es el detonante de la situación y será quien lleve de la mano al espectador hasta el núcleo del conflicto. A su alrededor, estarán Javier (Zebensui Felipe) su mejor amigo y confidente, Martín (Carlos Brito) que representa al trabajador recién llegado, trepa y con ganas de ascender como sea y, como no, el jefe de la oficina Don Alonso (Vicente Ayala). El típico jefe que nadie quiere tener pero que todo el mundo ha sufrido al menos una vez en su vida.

– Doble M es un claro ejemplo de cómo llevar la comedia al escenario salvaguardando la calidad…

– Muchas gracias. Nosotros solo hacemos nuestro trabajo como nos han enseñado, con el amor y el mayor de los respetos hacia el teatro y el público que asiste a nuestras funciones. Que el público de por sentado que Doble M tiene un sello de calidad inconfundible en sus creaciones es el mejor de los regalos que nos pueden hacer y nos da la vida suficiente para querer mantenernos en la lucha y seguir mostrando nuestra forma de entender el teatro y, como no, la vida.

Todo esto es un largo proceso que comienza con la escritura del texto. Si no es bueno, no se ofrece. Como dramaturgo nunca mostraría una obra mía que no me dijera nada, que me dejara indiferente. Si, finalmente, al terminar de escribir la obra supera mi exigente filtro, pues se la envío a una de las personas en quien más confío para que me diga si estoy en lo cierto y si merece darle una oportunidad sobre las tablas. Después buscamos a los actores más idóneos para los papeles y, por supuesto, que sientan ese amor por el teatro del que hablamos antes. Lo demás ya lo creamos en la sala de ensayo. En definitiva, hay demasiado trabajo antes de un estreno como para permitirnos mostrar algo que no tenga la calidad suficiente. Nos lo debemos a nosotros mismos y, cómo no, al público.

– La sipnosis de “Mi vida como un zombie” desvela que “hoy va a ser un día muy raro en la oficina”, ¿cómo será en el Teatro Leal?

– En el Teatro Leal será una catarsis… (risas). No, en serio, esperamos que sea una función estupenda con un teatro lleno. La obra ya viene lo suficientemente rodada por los escenarios canarios para asegurar que será una noche de muchas risas. Además, Vicente Ayala y yo somos laguneros y no hay nada más bonito que vaciarse en un escenario para la gente de tu ciudad.

Autor: Redacción DC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies