Inicio » Artes escénicas » “La danza puede ser tan evocadora o revulsiva como un poema”

“La danza puede ser tan evocadora o revulsiva como un poema”

Román Delgado / La Laguna
Foto de César Martín

La pasión, la vitalidad, la existencia, la radicalidad, la sensualidad… Todos son atributos del arte sincero y verdadero, al fin y al cabo. Judit Mendoza, la profesional que pone la danza en el proyecto MoBBAA (equipo que este sábado exhibe el espectáculo Origen en Madrid -Festival Cuerpo y Poder-, con la participación de César Martín -textos, marimba y bases electrónicas- y D. WattsRiot, también en la composición musical), lo deja bien clarito en esta entrevista, en la que desnuda principios y argumentos creativos. Y es que Judit Mendoza “ama la danza porque es la antítesis de la muerte física o de la muerte en vida. Cuando dejamos de sentir nuestro cuerpo en movimiento, se terminó. Mientras tanto, hay mucha vida. Y por movimiento no me refiero a las mil piruetas del bailarín esbelto. Hablo de la conciencia de estar presentes, conectados”.

-El proyecto MoBBAA es multidisciplinar, pues combina danza, voz (texto), música y vídeo. ¿Por qué se quiso concebir como la combinación de todos esos medios creativos?

“A la danza contemporánea sumo mi voz porque me permite expresarme más plenamente. La palabra en sí misma siempre gana la partida, con su poder de comunicación directa, por delante del resto de lenguajes más abstractos. La música siempre estuvo y estará presente, un músico con su instrumento en directo, en escena, creando conmigo. La imagen se sumó en una segunda etapa, y luego vino el hecho de decidir integrarla en la escena, como en esta ocasión. Lo complicado es combinar los elementos en su justa medida y en cada ocasión. No siempre se acierta sumando”.

-En algunos de los textos informativos que usted utiliza para darse a conocer, dice que “vive persiguiendo las estrellas para no ser un pez en la pecera”. ¿Qué encierra esa declaración de principios en una mujer que se autodefine como amante de la danza?

“Sale de un personaje de una novela, de una niña que decide suicidarse a los 12 años porque no encuentra sentido a la vida de los adultos, pero, por supuesto, luego da un giro completo y madura y despierta ante la vida… La pecera son los límites en los que nuestro reflejo se ve deformado; en las estrellas está la luz de cada ilusión, y hay que perseguirlas, en movimiento, vivos. Amo la danza porque es la antítesis de la muerte física o de la muerte en vida. Cuando dejamos de sentir nuestro cuerpo en movimiento, se terminó. Mientras tanto hay mucha vida. Y por movimiento no me refiero a las mil piruetas del bailarín esbelto. Hablo de la conciencia de estar presentes, conectados”.

-¿La danza es poesía?¿Quién pone la poesía en este proyecto artístico?

“La danza puede ser tan evocadora o revulsiva como un poema; puede ser purificadora, un ejercicio o un mero divertimento… Se puede discutir si la danza como lenguaje es más abstracta que la poesía al no contener las palabras. La danza es arte. Como profesión tiene mucho que ver con la disciplina y el rigor en el entrenamiento del cuerpo, con la pasión a la hora de crear y la honestidad en la entrega. Los grandes bailarines se distinguen por eso”.

-¿Hacia dónde ha pretendido evolucionar como creadora tras la concepción de la pieza Oasis, la que se pudo ver hace unos meses en TEA Tenerife?

“Mi evolución no la decido premeditadamente. Tras esa interpretación buscaba que hubiera nuevas oportunidades para dar lugar a que la pieza siga viva. La evolución creo que te la va dando el tiempo a fuego lento, tras cada proyecto en el que me involucro y con las personas con que voy compartiendo, de las que aprendo mucho y que me ayudan a hacer realidad mis ideas”.

Esta actividad me regenera, es vida y es presente.
Una vez que se descubre, no se puede prescindir de ella”

-¿Todo esto se hace más difícil cuando se está en Canarias? Y ¿qué ha quitado y aún quita la crisis?

“MoBBAA arranca en 2010. Digamos que es un proyecto que ya nació en medio de la crisis. No ha vivido tiempos de bonanza… La crisis quita medios y hace que los artistas que queremos continuar salgamos muchas veces perdiendo energías, medios… Si se sopesa económicamente, muchas veces no compensa, pero la dignidad hay que defenderla. Las ganas y la necesidad de expresarnos siguen ahí a pesar de todo, y la dignidad tampoco la arranca una crisis”.

-¿Cómo llegó a la danza y qué fue lo que la enganchó de manera definitiva, si se puede decir así?

“La danza me permite expresar con todo el cuerpo. En danza, la obra vive en ti en ese momento presente. La danza me ha enriquecido mucho dentro y fuera de las escuelas y los escenarios por la cantidad de personas interesantes que he conocido con la misma inquietud, con las que se comparten momentos muy especiales a través de este lenguaje que no experimento de ningún otro modo, con ningún otro arte. La danza me regenera, es vida y es presente. Una vez que se descubre, no se puede prescindir de ella”.

Logotipo_Difunde_01

Autor: difundeculturaAdmin

Posts similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies