Inicio » Actualidad » Generación Placebo (Continuación?

Generación Placebo (Continuación?

Verónica Villa, Roma

Bueno, señoras y señores, continuemos, pues.

Como decíamos ayer, démonos esa oportunidad a nosotros mismos.

Que no nos baste con darle a la vida una oportunidad al uso. Démosle la oportunidad que se merece.

Con esto me refiero a no darnos por vencidos. A no perder la fe.

En ocasiones, la existencia misma se acerca a nosotros, nos da la mano, nos abraza y nos dice al oído que lo estamos haciendo bien; que debemos seguir adelante; nos llena los pulmones con su aliento y renueva nuestras energías.

A mí suele ocurrirme en horas nocturnas. Durante esos instantes mágicos entre la vigilia y el sueño, bajo la tenue luz de una lamparita que ocupa su lugar en la mesa de noche y mientras mi cabeza, rebosante de ideas que bullen si cesar, especialmente en épocas como ésta, trata de reposar sobre unos almohadones a los que adoro, no sólo por ser suaves y blanditos, sino también por soportar tantas consultas y vaivenes y preocupaciones a oscuras durante todos estos años y sin la más mínima queja.

No tuvieron suerte; no señor. Les tocó prestar sus servicios a una cabeza compleja; a una cabezota. Je, je …

¡¿Qué le vamos a hacer?!

El caso es que la existencia, después de todo, y afortunadamente, también te da sorpresas.

Es como si tras haberte pasado largo tiempo tratando de separar las espinas del pescado, para poder comértelo sin rechistar, a pesar de no ser tu plato favorito, te ofreciera un apetecible postre, cual madre benevolente, para dejarte con buen sabor de boca.

Yo he tenido mucha suerte con mi último postre. Un enorme brownie con helado de vainilla y recubierto de chocolate caliente. Mi favorito.

Nunca se me dio bien la repostería. Me parece de lo más complejo dentro del arte culinario.

Verán, un restaurante podrá tener muy buenos platos, pero si los postres no son deliciosos, algo falla.

Lo dulce. Mmmmm! Un sencillo placer que me niego a abandonar aunque ciertas zonas de mi cuerpo no me lo agradezcan.

Nunca fui golosa en mis años de infancia, en cambio ahora, cuando no debiera hacerme tantas concesiones, pues la edad (aún dentro de la juventud) no lo perdona, la cosa ha cambiado.

Tengo muy pocos vicios, casi todos confesables. Así que una noche decidí darme un capricho y entregarme sin reservas a la felicidad que te aporta un buen chocolate. Desde entonces, he de admitir que repito la experiencia a menudo.

Con el tiempo he descubierto que, curiosamente, el que más me gusta es el cacao puro, que ¡oh, paradoja! es también el más amargo.

Al escribir sobre esto me viene a la mente un curioso símil con el género masculino que dejaré que ustedes adivinen en un ejercicio de reflexión literaria.

Por último, y hablando de la existencia; de las sorpresas que ésta nos presenta, de lo dulce y lo amargo, quisiera cerrar esta carta en dos partes dedicando las últimas líneas a alguien que conocí hace pocas semanas; que ha sido para mí el vivo ejemplo de una encantadora sorpresa; una maravillosa excepción a mi regla no escrita; alguien cuyas palabras han tenido el efecto de ese chocolate que tanto me agrada; que me calma y me hace sonreír; y cuyas sensaciones busco en muchos momentos, pues egoístamente las añoro sin ningún derecho (puede que mi femineidad me traicione en esto); una golosina personificada.

Él es uno de esos compañeros de viaje que te devuelven la esperanza casi perdida para siempre y te ayudan con el alma en la construcción de esa trinchera emocional para proteger tu fe y hacer que ésta permanezca incólume.

Por eso, quisiera darle las gracias en este pequeño espacio y regalarle al menos unas letras, en una sencilla expresión de mi admiración y gratitud hacia su figura y sus actos.

Quien lo probó, lo sabe …

Autor: difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies