Inicio » Artes escénicas » “En Canarias las artes escénicas tienen grandes masas críticas de público”

“En Canarias las artes escénicas tienen grandes masas críticas de público”

Erick Canino, La Laguna

El Laboratorio de Artes en Vivo es uno de los estandartes del Teatro Leal de La Laguna y por extensión del área de cultura del municipio de Aguere. En diciembre es tiempo de hacer balance del año aún en curso y de avanzar lo que traerá de nuevo el año venidero. La entrevista es con Javier Cuevas, ideólogo y coordinador del proyecto.

– Se acaba el año, tiempo de hacer balance…

– Sí. En eso estamos, haciendo repaso del 2017 y respirando con la sensación de estar cerrando un año intenso y tranquilo, fuerte y reposado, muy ancho, con muchas ramificaciones y extensiones para un proyecto que empezó entre las paredes de la sala de cámara del Teatro Leal y que hoy ya hace que sucedan cosas en muchos espacios dentro y fuera del teatro. Como comentábamos en nuestra comunicación dentro del Foro de Pedagogía de la Danza organizado por nuestras hermanas del FAM Tenerife, “al Teatro Leal le nació un huerto en la azotea” y ese huerto, rizomático y un poco salvaje, se extiende de manera natural a todas las salas, por todos los rincones y entre todas las personas que trabajan en el teatro, por la ciudad y por la isla. Nos gusta pensar que LEAL.LAV extiende por contagio una forma de pensar las prácticas escénicas contemporáneas que van más allá del teatro y de la danza, que genera flujos de pensamiento crítico y que tizna a públicos, a artistas y a la propia ciudad de una forma más profunda y rica de mirar la escena. En septiembre hicimos cinco años, un tiempo que permite una mirada madura en el que el proyecto se enraíza y se orienta hacia un futuro lleno de posibilidades para La Laguna.

– ¿En qué ha mejorado el Leal.LAV desde su puesta en marcha hasta estos finales de 2017?

– Más que hablar en términos de mejora hablaríamos en términos de transformación. LEAL.LAV nació como un espacio de investigación complementario a la programación del Teatro Leal y con el tiempo ha ido encontrando su propio carácter. Un carácter transversal (que no paralelo) a la amplia, riquísima y diversa programación de un teatro que se configura como uno de los espacios de referencia cultural en todo el archipiélago. LEAL LAV ha ido acercando cada vez más sus proyectos a la ciudadanía a través de experiencias de medio y largo recorrido con colectivos específicos, entre personas que habitualmente se quedan fuera de las programaciones normalizadas y de consumo. LEAL LAV es un laboratorio que juega con las posibilidades que ofrece la escena en todas sus dimensiones y para ello se acerca a lo extraño, a lo desconocido y a lo marginal. Jugamos en la escena con los tiempos, con los formatos y con los cuerpos, e invitamos a artistas que asumen el riesgo de trabajar con esos materiales inciertos y llenos de posibilidades. Materiales o muy novedosos o todo lo contrario, materiales olvidados que por no ofrecer productos espectaculares quedan fuera de los circuitos comerciales que solo reproducen los clichés que idiotizan, entretienen y narcotizan a la sociedad. En ese sentido trabajamos cada vez más con artistas que, a través de un compromiso profundo con la práctica escénica, incorporan y se incorporan ellos mismos a contextos donde los cuerpos ya no performan modos consumistas de intercambio, producción o placer, sino que son lo que son, en todas sus formas, edades y peculiaridades.

Proyectos como Principiantes de la bailarina y coreógrafa Carlota Mantecón con mujeres mayores de 65 años; Puzzleatípico de Beatriz Bello y Adán Hernández junto a Alfredo Espaca del colectivo La Rara Troupe (MUSAC León) y los usuarios y usuarias de Aspercan, personas diagnosticadas con síndrome de Asperger de Canarias; el proyecto Travelling de Silvia Zayas con estudiantes de primaria del CEIP Las Mercedes de La Laguna o las maravillosas Sun Dance Family Sessions junto al colectivo Micromusic nos señalan el camino a seguir: apostar por una combinación viva y dinámica entre proyectos que concentran sus esfuerzos en nuevas formas de expresión y profundidad artística y aquellos que extienden esas prácticas a estos cuerpos y colectivos sensibles, olvidados, marginales y tan ultraperiféricos a la propia sociedad como lo es la propia isla en relación al continente y a los centros culturales de poder.

– ¿Qué le queda por conquistar?

– LEAL LAV es un proyecto anticolonial, jeje. No queremos conquistar nada de nada, que ya sabemos -y más aquí- que conquistar siempre conlleva aniquilar. Deseamos construir, sembrar, compartir, contagiar, dudar, jugar, gozar, seguir generando espacios de cuidado máximo para los y las artistas y hacer de todo esto un motor de conocimiento y de transformación para La Laguna, para Tenerife y Canarias y, desde nuestras posibilidades, para el conjunto del mapa nacional de la escena contemporánea.

Deseamos seguir involucrando a otros proyectos y espacios que nos apoyan y en quienes nos apoyamos como la Biblioteca Municipal Adrián Alemán de Armas de La Laguna y los estrechos vínculos que a través de la nueva dirección de Elena Cotarelo venimos realizando con los proyectos permanentes El desenterrador de palabras y Dejarse leer. También con el área de Cultura del Cabildo de Tenerife en su impulso decidido y claro por apoyar proyectos innovadores, colaborando como lo venimos haciendo con TEA Tenerife Espacio de las Artes y Tenerife Festival, así como en las extensiones y derivas que el propio Cabildo de Tenerife nos proponga para incidir y ensanchar nuestro trabajo en toda la isla.

Por supuesto con la Escuela de Actores de Canarias con quienes mantenemos un estrecho vínculo y a quienes invitamos siempre a que tomen nuestros espacios y compartan con artistas que residen en LEAL LAV. Con nuestras “novias” de Solar Acción Cultural y al Equipo PARA en acciones de difusión y encuentro. Con la Escuela de Arte y Superior de Diseño y con la Universidad de La Laguna con quien mantenemos proyectos de colaboración y tutoría de Practicums a través del programa Esto va a estar bonito. A los IES de La Laguna, especialmente a La Laboral y su alumnado de Artes Escénicas con quienes ya hemos desarrollado proyectos hermosos como Carne Fiesta de Quim Bigas (que este año ha viajado y se ha podido ver en La Casa Encendida de Madrid). Con la emergente y decidida Asociación de Artistas del Movimiento de Canarias PiedeBase. Con Aspercan con quienes ya mantendremos a partir del 2018 un vínculo estable de trabajo con personas diagnosticadas de Asperger. Con otras concejalías del propio ayuntamiento como Participación Ciudadana con quienes seguiremos desarrollando el proyecto Principiantes con mujeres mayores de 65 años. Y con el Gobierno de Canarias, aumentando en lo posible nuestra colaboración en el desarrollo de la cultura y de los y las artistas y profesionales de la escena canaria a través de proyectos como el Curso de PRL, de la colaboración con el Teatro Guiniguada y el Centro de Arte La Regenta en Las Palmas de Gran Canaria y, sobre todo, en su implicación en la próxima edición de DANCE INTER FACES, el proyecto de internacionalización de la danza y prácticas contemporáneas de cuerpo y movimiento made in Canarias.

Todo esto para seguir calando en un territorio habitado por muchas personas que desean construir y formar parte de una sociedad culta, sensible, crítica y madura, cuidadosa y atenta con lo propio y con lo ajeno, con lo común y con lo desconocido, abierta, feminista y, en definitiva, resistente.

¿Hay público suficiente para este tiempo de apuestas? ¿Cuál es la actividad que mejor está funcionando?

– Lo hay, y cada vez más. Éste ha sido un año especialmente afortunado en el que nos hemos encontrado con muchas personas que no conocían LEAL LAV y que fundamentalmente a través de los proyectos de medio y largo plazo, se han hecho de la familia. Tendemos a pensar que un proyecto de creación contemporánea se aleja del común de los mortales pero precisamente los vivos vivimos en la contemporaneidad, en el presente, conectados al pasado a través de la tradición y mirando hacia el futuro porque esperamos lo mejor para nosotros y para quienes nos sigan. LEAL LAV es un proyecto del Teatro Leal de La Laguna (OAAM), un espacio referente y cercano para una gran cantidad de público que siente este lugar como propio, al que se llega como quien llega a su propia casa, mérito en gran medida de su gerente, Tomás López-Perea Cruz, y del grandísimo equipo de trabajo que rema al unísono empezando por la propia Concejala de Cultura María José Castañeda hasta el personal técnico, de seguridad, limpieza, personal de sala, mantenimiento, diseño, prensa o taquilla…

Sin duda proyectos como las Sun Dance Family Sessions juntro a Micromusic (sesiones matinales de música electrónica y danza para todo tipo de familias y edades los segundos domingos de cada mes) acercan los lenguajes contemporáneos a un público amplio que luego extiende su curiosidad a otras propuestas. También con los proyectos Principiantes y Puzzleatípico  o las acciones diseñadas para el Día Internacional de la Danza, así como con los talleres y prácticas abiertas de muchos artistas que este año han pasado por LEAL LAV, hemos visto más que superadas nuestras expectativas de público y asistencia. La programación de artistas locales e insulares, un apoyo que desde el inicio del proyecto mantenemos con rigor y sin fisuras, tiene siempre gran acogida por parte del público. Y en definitiva todos los proyectos que proponen una conexión real con la ciudad, con las personas y con otros artistas de nuestro contexto. En este sentido quiero dar especial visibilidad al trabajo de Adán Hernández, coordinador y responsable desde LEAL LAV de muchos de esos procesos de medio y largo plazo, de los pasados y de los que están por venir. Un artista muy conectado a la isla, a artistas de dentro y de fuera y a las personas que tejen el entramado vivo del Laboratorio. Un profesional y un amigo que con su presencia y su trabajo amplía y ayuda a dar sentido y carácter a este proyecto.

– ¿Y a las artes escénicas en general?

– Las artes escénicas son siempre el eslabón más frágil de la cultura: por su carácter efímero, por la fuerza de sus propuestas, por la presencia del cuerpo vivo que las diferencia de otras expresiones artísticas más fácilmente comerciables y domesticables. Son también las grandes abandonadas por las administraciones públicas y, sin embargo, son la garantía y el termómetro de una sociedad sana. En Canarias las artes escénicas tienen grandes masas críticas de público, muchas personas amantes del teatro, de la danza y de nuevas expresiones escénicas que, no obstante, suelen salir poco de unos compartimentos que deberían ser más abiertos, que deberían estar más y mejor comunicados. En este sentido es una obligación de todos los profesionales, formadores y  artistas, la de hacer de embajadores de lo propio y también de lo distinto: de otras formas de hacer teatro y danza, de otros espacios, de otros lenguajes que nos enriquezcan y nos nutran en nuestra práctica artística y también en la creación y fidelización de públicos. El público, al fin y al cabo, es un ente ficticio, no existe: solo existen las personas individuales que acuden a las salas y que se mueven por afectos, por curiosidades, por un deseo de conocer, de sentir y de experimentar nuevas formas de mirar y de estar en relación. Necesitamos contagiarnos las unas a las otras de esa curiosidad, permitirnos los unos a los otros un paso fácil y sin miedo de unas a otras manifestaciones y lenguajes. Y hemos de exigir a las administraciones públicas que velen por nuestro bienestar como sociedad, invirtiendo en proyectos culturales estables a medio y largo plazo, desarrollando políticas junto al sector del teatro y de la danza, dotando a esas políticas de recursos económicos fuertes, reales y proporcionados. Así mantendremos a esas personas-público atentas y dispuestas, curiosas ante las muchas opciones y alternativas que la isla ofrece, más participativas, más fieles a la sana costumbre de ir a ver danza, a ver teatro y a ver música como quien va al cine, como quien lee un libro, como quien da un paseo porque sabe que caminando se vive más y se vive mejor.

– ¿Qué otro ejemplo se puede poner de un ciclo como éste en el territorio español?

– No somos muchos. La escena contemporánea, por los puntos que señalaba justo arriba, ha ido perdiendo espacios y recursos en los fatídicos últimos quince años. Fundamentalmente por un retroceso enorme en las políticas culturales del país. Un retroceso económico y político que no solo ha sido fruto de una crisis financiera sino también de una crisis cultural, moral y de visión general, una ceguera ideológica que ha apostado por la aniquilación del pensamiento diverso y contemporáneo que, aun a día de hoy, sigue apostando en el mejor de los casos por una cultura del entretenimiento frente a una cultura reflexiva y crítica.

No obstante existen espacios y proyectos que siguen apostando por la cultura contemporánea y con quienes, en muchos casos, mantenemos estrechas relaciones. Centros de creación, investigación y exhibición como Graner, La Caldera, La Poderosa,  la Sala Hiroshima y Antic Teatre y Festivales como Sismògraf Olot, TNT Terrassa, Escena Poblenou y Temporada Alta en Cataluña; Las Naves del Matadero, Teatros del Canal, Teatro Pradillo, Festival de Otoño en Primavera, La Casa Encendida y el CA2M en la Comunidad de Madrid. El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León MUSAC. Mis queridísimos Centro Párraga y Centro Negra/AADK Spain en Murcia. El pequeño gran Festival Beautiful Movers y el incipiente espacio C3 en Córdoba. Y otros espacios y festivales como Alt de Vigo al que este año hemos tenido que despedir por la necedad y la dejadez de la política local. Se me olvidan espacios y proyectos importantes pero, en cualquier caso, somos pocos y en un gran ejercicio de resistencia.

– Usted es también artista, ¿cuáles son las sensaciones de subirse a un escenario?

  • Son tantas como personas distintas se suben (o se bajan) a la escena. La de entregarte a algo que te sobrepasa, la de ponerte al servicio de algo desconocido, vibrante, cambiante e irrepetible (las artes en vivo no suceden igual dos veces, nunca). La sensación de estar trabajando una materia prima delicada y profunda, particular y a la vez universal… Es un trabajo delicado y artesanal, donde uno/a se expone en el mejor de los casos para desaparecer hasta el punto de dejar ver solo lo esencial. Hay muchas formas de entender y vivir la escena. La mía es cada día más radical porque va a la raíz de las cosas; cada día más sencilla -que no simple- porque trato de huir de lo innecesario y de lo superfluo. Cada día más abierta a nuevas formas. Este es mi deseo.

– ¿Qué aporta la ciudad de la Laguna al LEAL.LAV?

– La Laguna aporta una tierra fértil, una estructura sólida, la confianza en un proyecto que se mantiene en el tiempo. Ofrece, en medio del frío, un espacio de calor para la creación contemporánea, un atractivo para los y las artistas que nos visitan y un gran tejido de personas que aman el proyecto y que en su medida forman parte y ayudan a sostenerlo con su presencia. De ahí el hastag #traetucuerpo que usamos en nuestras comunicaciones. La Laguna es el epicentro de un movimiento vibrante que se extiende a otros rincones de la isla y del archipiélago como lo ha sido siempre en relación a la cultura y al conocimiento. Es una ciudad que defiende y conserva su patrimonio tangible e intangible, el del pasado, el del presente y el del futuro y, por lo tanto, el espacio de fricción natural para que un proyecto como LEAL LAV germine y se desarrolle.

¿Qué nos puede adelantar del 2018?

– Que arrancaremos con una fiesta. A principios de año, como cada temporada, haremos una rueda de prensa en la que desplegaremos el diseño del 2018. Y el 19 de enero abriremos la temporada con una actuación que marcará la dirección de lo que estará por venir y que se dará, para LEAL LAV, bajo el subtítulo de LA RESISTENCIA. Cada año tenemos un lema o leitmoitv y, si 2017 caminó bajo el epígrafe de LA JUNTURA, este 2018 lo dedicaremos a este acto, el de LA RESISTENCIA, que no sólo contiene la potencia de la fuerza sino que, como en la electricidad, produce a su paso luz y calor. Arrancaremos ese día con un concierto muy especial de María Arnal y Marcel Bagés en la Sala de Cámara, un lujo para un aforo pequeño, una forma íntima y poderosa de agradecer a todas las personas fieles que hacen LEAL LAV con su presencia a lo largo de estos años y un deseo para seguir en ese cuerpo común resistente durante mucho más tiempo. Esa noche nos alargaremos más de lo normal y Micromusic nos hará bailar hasta pasada la media noche.

A lo largo del año seguiremos desarrollando varios procesos artísticos en residencia (uno de los ejes de trabajo de LEAL LAV) del que podemos destacar EXPOGRAFÍA de la artista Amalia Fernández en colaboración con TEA Tenerife Espacio de las Artes. Daremos continuidad a los proyectos de larga duración: Dejarse leer y El desenterrador de Palabras en la Biblioteca Municipal de La Laguna. Las Sun Dance Familsy Sessions, Principiantes y Puzzleatípico. Y planteamos un nuevo reto: trabajar con personas transexuales y colectivo LGTBIQ+ a través del proyecto TRANSINSULARIDADES coordinado por la artista Dani Curbelo y por Adán Hernández quienes colisionarán a mitad de camino con la Compañía Baal de Baleares y su proyecto Crocth, y que contará con actuantes locales miembros del colectivo LGTBIQ+.

Cerraremos el año con uno de los acontecimientos más importantes de LEA LAV en estos últimos años: el proyecto de internacionalización de la danza y las prácticas contemporáneas de cuerpo y movimiento made in Canarias DANCE INTER FACES 2018. Un proyecto bienal que invita a una quincena de programadores/as, directores/as artísticas y comisarios/as nacionales e internacionales de artes vivas y que, a través de una convocatoria, muestra y reúne a artistas de Canarias en un formato de encuentro que permita el conocimiento y el acompañamiento futuro de procesos de creación y muestra más allá de nuestras fronteras.

Un año que nos traerá a artistas locales, nacionales e internacionales a La Laguna y que tratará de profundizar y extender el trabajo de los últimos años entre los artistas y el público lagunero y tinerfeño con el apoyo y la complicidad de todas las instituciones y espacios que participan del proyecto. Un año propicio para la honestidad y la resistencia, para la luz y para el calor, para las conexiones, los afectos y los vínculos desde la azotea del Teatro Leal de La Laguna hasta el infinito y más allá.

Autor: difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies