Inicio » Actualidad » Elemental

Elemental

Víctor Yanes

Con aquellos ojos nuevos cuando abrí la ventana. Eran azules y brillantes, eran lúcidos en una tierra ingrávida que llamaron ingenuidad. Siento amor y cariño por aquellos ojos pequeños de la infancia, con toda su profundidad distinta y que luego ya nunca regresa. Más tarde, la tierra se endureció y solo empezó a existir, como un canon normativo de conducta, la ley de la gravedad, los fantasmas de Newton y Einstein revoloteando metafóricamente, mientras siguen abriéndose ventanas a espacios de la vida no antes vistos y de tanto ver, la sorpresa, cada vez más infrecuente, normalizó el ritmo de los corazones.

La dureza es una característica de la vida, útil también para la formación del organismo, del ser, de la entidad, de la coherencia, porque existir es un caos dentro de un cauce. Los animales cabalgan siempre dentro de un cauce que muere en desembocaduras desconocidas. Dentro de ese cauce, existe un legendario desorden primitivo, negado y reprimido. El desorden del amor, el desorden de los hechos que nuestra incapaz mente racionalizadora no entiende. Los hechos ocurren, ocurren como un cañón que lanza una bola pesada contra tu estómago o todo lo contrario. La mirada es un barómetro y mide los cambios de presión. La mirada y las modificaciones de parámetros como la intensidad, la fuerza o el valor poético de la languidez a lo largo de los años. La vida de los hombres y de las mujeres no es nada, un suceso a dilatar más allá de la pérdida final de las palabras. Las palabras siempre mueren y reaparecen. La ingeniería de las palabras, hechas para el amor en todas sus dimensiones y para torturar los corazones, para odiar. Las palabras para repartir a latigazos odio, es una vieja tradición del mundo. La vida no es dura ni blanda. No es nada la vida de los hombres y las mujeres, es un paréntesis en la historia, un lunar mínimo en el tiempo. Luego, ese encomiable cariño con el que nos tratamos, para que nuestra vida se parezca a un mapa o una hoja de ruta bien explicada y que quede ahí para los anales de la historia y los cientos de fotos guardadas en sobres, en gavetas, en álbumes y la importancia que empiezan a tener los mausoleos silenciosos en el que homenajear el amor por los ausentes.

difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies