Inicio » Actualidad » De cuerdas rotas, chuzas cracovianas y cosas que pasan

De cuerdas rotas, chuzas cracovianas y cosas que pasan

Isaías Naranajo (We Are Not – AC/DC Tribute Band) / La Laguna

El pasado viernes 24 de abril comenzó en la lagunera Plaza de Adelantado una serie de conciertos a cargo de bandas-tributo que se prolongará a lo largo del presente mes de mayo. Ese mismo día 24 nos tocó a nosotros, We Are Not – AC/DC Tribute Band, y, la verdad sea dicha, no podemos quejarnos del resultado.

Habíamos quedado a eso de las 19.00 en la misma Plaza para hacer la prueba de sonido, claro que, por motivos diversos, cada uno fue llegando cuando buenamente pudo. Marca de la casa, dicho sea de paso: el día que lleguemos todos como clavos a la hora acordada será un signo inequívoco del fin del mundo. O del cambio climático… Como ahora todo se explica en base a eso…

Bueno, que nadie se piense que el retraso fue terrible: sobre las 19.20 ya estábamos los cinco sobre el escenario. Las estrellas se hacen esperar pero dentro de un orden…

El equipo sonaba bien, se hicieron los ajustes como para que todo se escuchara debidamente no sólo de puertas afuera sino, sobre todo, sobre el escenario. Más de uno se pensará que, tocando como tocamos a un volumen considerable, el simple hecho de oírte no debería ser un problema. Nada más lejos de la realidad: si las cosas no se hacen bien, si el equipo está cascado o no responde, o si el técnico no sabe dónde le cae la mano derecha, lo único que se oye es una ‘pelota’ de ruido en la que no distingues con claridad nada: un guitarrista no oye las entradas que le da el otro, el batería no se entera bien de cuándo debe hacer un cambio, el cantante se desgañita chillando para poder oírse con claridad, con el consiguiente reviente a los 15’…

Sin embargo, nada de eso ocurrió, gracias al buen hacer de los técnicos, que ajustaron todo según nuestras necesidades. Y, además, en poco rato. Somos gente sencilla, la verdad, y no damos la brasa, al contrario que algunos plastas con ínfulas de Satriani que siempre hay por ahí. Tocamos de prueba tres temas, algunos curiosos se acercaron a mirar, entre ellos algunos chiquillos y también un individuo que se lo estaba pasando en grande, ya a esas horas con un pedal más que considerable encima: bueno, un pedal, el carenado, la carrocería, el manillar… Una tranca en toda regla, vamos, coreando los temas, a decir de Toni (guitarra principal y experto en variantes idiomáticas), en polaco meridional, de Cracovia más en concreto.

La cosa en sí comenzaba a las 22.00 y fuimos puntuales, a pesar de que, de entrada, no había mucha gente, al margen de algunos colegas y conocidos. Pero da igual: aunque no se lo crean, somos gente seria y empezamos como si aquello estuviera petado con gente metida en la fuente de en medio y todo.

Lo bueno fue que en cosa de unos minutos empezó a llegar gente: a saber si en parte por los toques que cada uno había ido dando, por la publicidad o, simplemente, porque con la escandalera se fueron acercando curiosos y sorprendidos varios y se quedaron. Al final se acabó reuniendo una cierta vasca, que es de lo que se trata.

El público iba acogiendo bien los temas a medida que los íbamos desgranando y, sobre todo, sobre el escenario nos encontrábamos cómodos. Todo sonaba bien, claro, contundente, mejor que en la prueba de sonido, de modo que, de nuevo, gracias a los técnicos por su buen hacer.

Si hubiera que escoger temas con los que nos quedamos especialmente a gusto, pues “Back in Black”, “Dirty Deeds Done Dirt Cheap” y, sobre todo, “Go Down”: buena acogida del público y, desde nuestro punto de vista, sencillamente atronador.

La anécdota quedó para el final: a Ruymán (guitarra rítmica) se le partió una cuerda justo en el último tema, “Let There Be Rock”, así que tuvo que adaptarse sobre la marcha y solventar la cosa como pudo. Como la gente pedía bises, hubo que cambiar la cuerda rota. Para ello se da una cosa cuando menos curiosa: tenemos al cambiador de cuerdas más rápido a este lado de la Vía Láctea, Toni, a quien hemos visto cambiar una cuerda rota en mitad de un tema, el resto tocando, y tenerla perfectamente en poco más de un minuto. De récord Guinness: queremos decir que lo hace ‘jarto’ a cerveza. Ése es el yin. El yan es Ruymán, el afectado en este caso, que es nuestro héroe, Barman, el borracho con el oído perfecto: tiene el oído de un murciélago el tipo pero, cooooññññññooooo, o está afinada la guitarra con precisión de reloj atómico de estroncio o no hay tu tía. Por suerte, acabó antes de que se fuera la gente y pudimos atacar un par de temitas más.

Al final, en torno a una hora y veinte de actuación. La gente seguía pidiendo, ya en plan perretoso, pero el tiempo del que disponíamos era el que era y ya está. ¡¡La próxima vez más!!

Al público se le veía a gusto con las canciones: algunos, que o nos conocían o conocían bien el repertorio de AC/DC, miraban con aprobación; otros, los que se encontraron con la sorpresa, también lo pasaron bien. Y los músicos, contentos. No hay mucho más que añadir, ¿no? ¿Y la cuerda nueva? Bien, gracias.

Listado de canciones:

  1. Hell Ain’t a Bad Place to Be
  2. Play Ball
  3. Dog Eat Dog
  4. Back in Black
  5. Dirty Deeds Done Dirt Cheap
  6. Shoot to Thrill
  7. TNT
  8. Walk All over You
  9. You Shook Me All Night Long
  10. Go Down
  11. Highway to Hell
  12. Thunderstruck
  13. Whole Lotta Rosie
  14. Let There Be Rock

Bises

  1. Girls Got Rhythm
  2. Stiff Upper Lip

Logotipo_Difunde_01

difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies