Inicio » Actualidad » Absurda princesa: A solas

Absurda princesa: A solas

Verónica Villa, Roma

Roma tiene el poder de devolverme cosas que otros muchos extravían en  sus calles, sin darse apenas cuenta, hasta que se redescubren a oscuras,  compartiendo lecho con sus almohadas y sus conciencias en el atronador de una noche a solas. Ese silencio que tan bien aprendí a  interpretar tras todos estos años.

Porque creo que a solas es como mejor podemos reconocernos, a falta de  esa pupila cómplice y amante en la que leer la nuestra como si se tratase del  espejo que nos devuelve la definitiva imagen de nuestra alma desnuda.

Leí en una ocasión que las personas inteligentes buscan la soledad. Aunque  siempre he creído que fue la soledad la que me encontró a mí.

Esa soledad elegante y discreta como una perfecta anfitriona; como esa
dama sumamente respetada que sabe estar siempre y en todo lugar.

Así aprendí a convivir con mi soledad.

Lejos de estorbarnos, diría yo que hemos encajado a la perfección, hasta tal  punto que podría decirse que ella y yo ya somos una sola y eso es más de lo que muchos matrimonios podrían afirmar sin temor a acogerse a una piadosa mentira (…)

Autor: difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies