Inicio » Actualidad » Héroe de bolsillo

Héroe de bolsillo

Verónica Villa / Roma

No me sueltes,

no dejes que me escape,

no me salves de ti;

no me protejas.

 

Empújame al abismo

déjame dar el salto;

permíteme que caiga,

no mitigues mis golpes

ni apacigües mis miedos.

 

No te salves tampoco;

escápate también

salta conmigo.

 

Tu figura me inyecta

dispares emociones;

me inocula tu ansia

como un son en el pecho.

 

Me tiembla el corazón,

aunque no puedas verlo.

 

Me acariciaste el aura

sutil y dulcemente.

 

¿Cómo has podido hacerlo?

 

Aún no sé ni quién eres;

no conozco tu historia.

No sé quién te escribió;

quién dio forma a tu mito.

 

Nunca insuflé la vida

a versos tan tempranos;

a estrofas inocentes;

a rimas semi-púberes;

a miradas precoces;

a labios juveniles.

 

“El arte de vivir”

se moldea en tus manos;

acaricia tu rostro

con pinceles maestros;

dibuja tu cintura

estrecha e infinita.

 

Que en ella me perdiera

para alcanzar lo eterno.

 

Mi paz está en tu risa

y en tu abrazo certero

envolvente y sincero.

 

Que el templo de tu cuerpo

se convierta en mi origen.

 

Siento que soy tu ausencia

porque dejo de ser en tu presencia.

Me deshago en silencios.

 

Si llegas a encontrarme

en esa tesitura

clava en mí tu puñal florecido

de palabras; de sueños.

 

Si a rescatarme vinieran tus ejércitos

sólo Dios sabe dónde me encontrarían.

Por tu vientre caminos trazaría

invisibles a los ojos del mundo.

 

¿Cuándo me venderías

un viaje hacia tu boca

sin billete de vuelta?

 

Maldita cobardía,

estúpida ansiedad;

magnífica inocencia:

odiosa falsedad.

 

Morir de realidad

no entra en mis planes.

Ningún ordenador

ordenará el desorden

de ésta; nuestra existencia

cotidiana.

 

Diría que no debes pasearte

regalando tus brazos a cualquiera.

¿Pretendes que me ahogue;

que me inunden los celos?

 

No precisas ganarme,

ya me encuentro vencida.

 

Me transformé en Andrómaca

desde el primer encuentro.

Reconstruiría Troya para ti

sin dudarlo si quiera un momento.

 

Te daría mis piezas si quisieras,

si supiera que no saldrás huyendo;

que tendrás valentía suficiente,

que eres quien dices ser

y que tu nombre es cierto.

 

Nunca busqué un gran héroe

compartido con muchos,

alquilado o comprado,

prestado, repetido,

plagado de fortuna,

de renombre; de brillo.

 

Prefiero alguien sereno,

único, intransferible;

tímido, generoso,

romántico, sencillo.

 

Alguien que me rescate

varias veces al día

que vea por mis ojos;

que haga de mí su anillo.

 

Te quiero a ti

como héroe de bolsillo.

 

Autor: difundeculturaAdmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies